Aportes de las Neurociencias a la Educación
Martes, 08 de Agosto de 2017 11:39
Actividad de la Cátedra Emma Gamboa

 

CatedraNeurociencias
Profesora Melania Monge Rodríguez inicia conversatorio con ejercicio de flexibilidad cognitiva.

El ciclo de actividades de la Cátedra Emma Gamboa de la Facultad de Educación inició el pasado 20 de junio con el Conversatorio: Los aportes de las Neurociencias a la Educación.

El Conversatorio fue coordinado por la Escuela de Orientación y Educación Especial. Contó con la participación de tres académicas destacadas: M.Sc. Melania Monge Rodríguez, Dra. Viviana Carazo Vargas y la M.Sc. Maribel Morales Rodríguez.

La actividad inició con un ejercicio de flexibilidad cognitiva guiado por la profa. Monge y dirigido al público participante en el auditorio de la Facultad de Educación. Esta dinámica involucró el uso de tiras de colores y el cambio de las palabras de los colores que representaban, por ejemplo al ver la tira de color rojo debía decir “verde” y as con el resto. Según destacó la académica este tipo de ejercicios mentales permite ampliar los horizontes de cómo ver e interpretar de forma diferente el contexto.

Posteriormente la profesora e investigadora Monge Rodríguez introdujo el tema Neurociencias y como estas intentan explicar la forma en que actúan millones de células nerviosas individuales en el encéfalo para producir la conducta y como, a su vez estas células están influidas por el medio ambiente.

Al tratarse del vínculo entre las neurociencias y la educación, Monge Rodríguez destacó que los docentes deben adaptarse a la diversidad que se presenta en las aulas como una forma de promover procesos neurobiológicos. Así mismo, insistió en la importancia de que los y las docentes conozcan el funcionamiento del cerebro y sistema nervioso pues se relaciona con los procesos de aprendizaje; por ejemplo, conocer cómo trabajan los neurotransmisores como la serotonina y su influencia en el sueño, la percepción, el dolor, calma y bienestar de las personas.

Luego, la profa. Morales conversó con el público acerca de los aportes de las Neurociencias a la formación de formadores y el papel de las emociones en el aprendizaje. También recurrió a dinámicas con el público para entrelazar conocimientos que conectan las Neurociencias con las habilidades y los aprendizajes; entender cómo, dónde y cuándo aprendemos.

Al respecto, la docente expuso cómo la neurociencia ayuda a entender el cerebro humano y la forma en que este modifica o genera nuevas redes neuronales que llevan a una reorganización de las estructuras a lo largo de toda la vida, esto se conecta con los que se promulga desde la pedagogía cuando se señala que las personas aprenden en la interacción con otras personas o mediante su interacción con el entorno.

neurociencias
Asistentes de laCátedra en el Auditorio de la Facultad de Educación, UCR.

Y así se mencionaron varios puntos de encuentro entre las neurociencias y la educación que dan pie a entender lo aportes de esta ciencia al campo educativo. Por ejemplo, la importancia de las interacciones sociales en la plasticidad cerebral, el rol de las emociones en la cognición, la relación entre la genética-ambiente y la vinculación entre lo emocional, lo social y lo cognitivo.

Se encargó de exponer cuáles son las partes del cerebro que controlan las emociones (pre-frontal) y cómo estas emociones influyen a la hora de aprender. Instó al público a entender las emociones como organizadoras de la conducta, por lo tanto regulan el pensamiento, la memoria y las acciones.

La profa. Morales cerró su participación haciendo sugerencias desde los aportes de las neurociencias para la formación de formadores; entre ellas sugirió la promoción del aprendizaje colaborativo en la resolución de problemas y el desarrollo de competencias sociales. También la posibilidad de abrir espacios para promover la metacognición y los procesos de autoevaluación constante, reconstruir las tareas y trabajos, emplear con mayor frecuencia estrategias de análisis y síntesis y finalmente actividades que faciliten el desarrollo de la flexibilidad cognitiva.

El conversatorio cerró con la profa. Carazo, quien destacó cómo el ser humano puede mejorar sus procesos cognitivos a partir del conocimiento que nos brinda la neurociencia.

Inició destacando el papel de la actividad física y los efectos positivos que esta tiene sobre la estructura y la función del sistema nervioso. Por lo tanto incide en los sistemas atencionales y en el control inhibitorio de impulsos y en la formación de nuevas memorias y recuperación de información.

Según se mostró en su exposición, lamentablemente el beneficio de la actividad física no ha calado con suficiente peso en el sistema educativo, que no hace una apuesta fuerte por esta área. Aún así, los centros educativos han tenido un pequeño efecto positivo en el aumento de los niveles de actividad física.

Otro tema destacado por la Dra. Carazo está relacionado con la facilitación social que afecta a todos los comportamientos del ser humano, entre ellos la cognición. La presencia de otros facilita la emisión de respuestas aprendidas, por tanto el grupo social y el contexto intervienen favorable o desfavorablemente en el aprendizaje.

Otro tema que citó la profesora fue la enseñanza de escritura “manual” o mediante dispositivos tecnológicos. Para explicarlo en los contextos educativos, tanto la escritura manual como la escritura con dispositivos tecnológicos debe ser aprovechada de forma equilibrada pues potencias diferentes habilidades.

 

Cátedra Emma Gamboa

 

A partir del 2017, se impulsa desde el Decanato con el apoyo de las unidades académicas la organización de las actividades de la Cátedra Emma Gamboa; cada unidad tendrá a su cargo de forma itinerante una fecha. Al respecto, la decana de la Facultad, Dra. Guiselle M. Garbanzo Vargas dio la bienvenida y aprovechó para destacar el papel de la Cátedra y su significado para el desarrollo académico de la Facultad de Educación.

 

Nota: M.T.E. Karol Ríos Cortés
Comunicadora Facultad de Educación, UCR

 



Compartir: