Nuevas demandas educativas y nuevos escenarios del cambio en educación
Martes, 26 de Octubre de 2010 13:27

A inicios del siglo XXI, después de conferencias mundiales en Educación relacionadas con el nuevo contexto global, el panorama estaba más claro para el debate sobre las tendencias del cambio sociocultural y económico propio de una nueva era: la Sociedad de la Información y el Conocimiento (SIC), y la atención a las demandas educativas emergentes. Ante el desafío de replantear la visión general de la educación en todos sus niveles, desde preescolar hasta la universidad, y de integrar en los procesos de enseñanza y aprendizaje las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC), una década después se perfilan las áreas críticas para favorecer el cambio: el enfoque teórico-práctico del currículo, la formación de formadores, la transformación de los entornos educativos y la mediación pedagógica.

TallerRobotica

Tecnología Robótica como herramienta para la educación. Sitea. Facultad de Educación

El salto en la capacidad computacional y las posibilidades que abrieron las TIC para transformar la enseñanza y el aprendizaje para ajustarlos a las características y necesidades educativas de la ciudadanía de la SIC son incuestionables. Las dudas del pasado quedaron atrás y se empiezan a ensayar cambios importantes en las áreas críticas que perfilarán la educación en el futuro. La fase de transición de la educación de la Era Moderna a la Posmoderna está en su última etapa y una de sus características es el consenso de que se deben integrar las TIC en la enseñanza, el aprendizaje y la administración de la Educación.

En ese nuevo escenario, se alinean, finalmente, la administración de la educación y sus diferentes instancias, para favorecer el cambio y la innovación con TIC en los procesos educativos. Un apoyo institucional mejor orientado, claridad en las áreas críticas del cambio, el cierre de la brecha digital, el paso de un enfoque curricular tradicional-transmisionista y conductista a enfoques emergentes, especialmente socioconstructivistas, el enriquecimiento con tecnología de los espacios educativos y la atención a las necesidades de formación del personal académico son evidencias de que la educación realmente está cambiando y se acerca a una mejor satisfacción de las demandas educativas de la ciudadanía de la SIC. Si bien todavía no está del todo claro cómo será la educación en las próximas décadas del siglo XXI, es un hecho que será muy diferente a la de la década de 2000, que está por terminar.

La Facultad de Educación de la Universidad de Costa Rica es pionera en el abordaje de las TIC aplicadas a la enseñanza y el aprendizaje en la institución. Se han dado pasos fundamentales con la creación del Programa de Tecnologías Educativas Avanzadas (PROTEA), el enriquecimiento con tecnología de las aulas y, la renovación, remodelación y mejoramiento de equipos de los laboratorios de cómputo. Asimismo, es evidente un cambio en la cultura académica, donde docentes y estudiantes están más involucrados con la tecnología y en mayor disposición de integrarlas en sus actividades académicas. No obstante, hay tareas pendientes. Entre ellas, el enfoque curricular que prevalece en la Facultad de Educación y la lógica del modelo pedagógico tradicional-transmisionista, como una de las últimas fronteras que se deben superar para poner la formación de formadores a la altura de los tiempos.

MAU Flora Eugenia Salas Madriz

Escuela de Administración Educativa, UCR

 

 



Compartir: